Seguidores

siguenos en facebook

"Ser pobres es no tener con quien picchar coca"

UNA TIPIFICACIÓN DE LA POBREZA



Sonia R. Baldárrago

No estuvieron las autoridades. Estuve yo. No tengo influencia pero los comprendí. Me tragué la impotencia. Me acaloré. Me avergoncé de hacer poco. Finalmente aprendí.

Lo grave
Estoy segura que para todos es grave que el gobierno siga entregando concesiones mineras. No consulta a las comunidades porque dice que son de “extrema pobreza”. Así lo justifica.

Pero otra vez. ¿Qué es extrema pobreza? Para Marcela Machaca Mendieta, integrante del Núcleo de Afirmación Cultural Andina – ONG NACA es asumir la soledad. “No tener con quien picchar coca”. Entonces su definición merece una revisión. Nos debería dar vergüenza. Deberíamos buscar bienestar para todos. No sólo para los empresarios.

Los problemas
Marcela Machaca dice que un problema que se vive en las comunidades es el olvido de los rituales, de los saberes y secretos sobre la crianza del agua, de los montes y las praderas naturales. Esto también es pobreza.

Ya no se peregrina a los centros de alta espiritualidad como los Apus, las montañas sagradas, los centros ceremoniales o las apachetas. Este olvido es sin duda pobreza.

Las autoridades oficiales y comuneros (alcaldes menores, presidentes comunales, tenientes o agentes y comités de regantes) no existen frente a la imposición de la tecnología en los campesinos, quienes hablan de manejo, cuando ellos están acostumbrados a la crianza.

La solución. Recuperar la memoria colectiva de los saberes y secretos de la crianza de nuestros montes, del agua y las praderas naturales. Promover la dispersión de las casas. Fortalecer los accesos ecológicos y de las vertientes. Decirlo no es una utopía para la líder.

¿Por qué los habitantes de las comunidades se fueron a las ciudades? – se pregunta y es que antiguamente fueron caminantes para evitar daños irreversibles a las cochas, a sus puquiales y bofedales.

Los conglomerados de personas en un solo lugar han ocasionado sobrepastoreo, desertificación, sin que exista un control comunitario. Se impone un estilo de vida ajeno a la forma de ser las comunidades. La llamada interculturalidad bilingüe es desfasada.

El gobierno ofendió. Habló de ciudadanos de primera categoría discriminando a los indígenas y les dijo que “eran de cuarta categoría”, como si estuviésemos en un peldaño inferior, comenta Marcela y reniega de los concursos que se promueven en las comunidades que sólo logran enfrentamientos entre su gente. División y empobrece su sabiduría.

La cosmovisión andina de siempre fue “tomar parte de la naturaleza para luego devolverla”. Ahora la mayoría es insensible “al grito de los rios” que nos da la vida y nos quedamos viendo cómo muere.

Frente al cambio climático deben crearse redes y núcleos. Ser una persona. Aprender de la serenidad de los criadores de la biodiversidad. Escuchar las señales y hablar como replica la representante comuna, con las deidades (vicuñas), con los Apus, con nuestros puquiales y nuestra madre tierra.

Entradas populares