Seguidores

siguenos en facebook

Reactivando actividades económicas sostenibles con la conservación de los bosques de queñua

Bosque de queñua del Pichu Pichu
Mientras acompaño el proceso de consulta para definir primero la Zona Reservada del bosque de queñua del Pichu Pichu, una de las áreas naturales cercanas a la ciudad de Arequipa, comprendo la importancia de decidir por la conservación y aunque no estoy en el papel de actor clave local, comprendo más todavía que sin los bosques de queñua, no sería posible pensar en las alternativas económicas que podrían reactivarse y quedarse a cargo de las comunidades campesinas.


Es julio y las actividades que vengo desempeñando en esta área natural continuarán hasta concretar objetivos positivos a favor de la conservación de la diversidad biológica que también alberga este bosque como el azulito, el ave del queñual, especies endémicas que no se pondrían ver en otros lugares.



¿Pero de qué actividades económicas sostenibles hablamos? Los especialistas se encargarían de dar mantenimiento y fortalecer los viveros donde las comunidades tienen la responsabilidad de regar plantones de plantas nativas y muy pocas queñuas lamentablemente por falta de direccionalidad, pero si deciden conservar los viveros se reactivarían con proyectos de inversión para dedicarse exclusivamante a la provisión de plantones de queñuas hacia las partes del bosque donde años atrás hubo depredación.

Con esta actividad las comunidades de Pocsi, Characato, Chiguata, Polobaya y San Juan de Tarucani, ganan conservando y estarán a cargo de la reforestación de su bosque.

Otra de las actividades sería la cosecha de agua, a cargo también de las comunidades campesinas, quienes tendrían a su cargo la actividad hasta lograr y recuperar el legendario bosque de queñuitas, que filtra el agua y llena puquiales y manantiales metros abajo, porque lo que cuidamos arriba, repercute abajo.

Entradas populares