Seguidores

siguenos en facebook

Buscando el otro documental

Con los colegas de los proyectos seleccionados de Translab.
Siento como haber pasado el tercer túnel donde al final sé que está la luz. Debo decir que durante los 5 años en la universidad estudiando comunicación, solo aprendí a aplicar técnicas de estudio para exámenes largos donde fallaba pocas preguntas.  El autoaprendizaje por cierto.

Luego se me prendió una emoción por hacer prácticas en los medios de comunicación de Arequipa y eso es lo que hice.  Fue el primer  del túnel. Puedo contar con dos dedos a las personas que me enseñaron sobre el periodismo y casi nadie quien compartiera algo más de su pasión. No lo noté pero hace poco lo supe. Está en algunas salas de redacción, canales y cualquier otro medio: es la tensión que traspasa muchas personas para encontrar y explicar la noticia. Fueron otros cinco años de esta vivencia con los hechos directos y claros como un vaso de vodka.


Me gustó por algún momento pero siempre andaba renegando, una molestia que empiezo a quitarme de encima, contagiada de los humores que se cocinaban al hacer la noticia.

Pero una vez soñé trabajar en áreas naturales y contribuir a la conservación y entonces exploré algunos proyectos como parte de la comunicación para el desarrollo. Entre biólogos, técnicos y grupos humanos, la tensión no bajó ni un grado.Las cosas no habían cambiado, salvo la profundización cercana a la persona y ya no a la masa. Ahora te sientes como si tuvieras tu segunda gran enciclopedia. Ese fue el paso del segundo túnel.

Pero he llegado al tercer túnel que me ha quitado el sueño. La imagen y el sonido que practiqué mezclando alguna vez, fueron juntos aquel bichito que rascaba mi oreja en cada trabajo. Así que de pronto encuentras al reportaje y te enamoras de su forma, entiendes que puede ser una herramienta cercana de lo que quieres.
Caminas por la calle feliz y das vuelta a una pantalla plana donde proyectan una película. Quieres comprarla. No lo dudas y vamos te la llevas a casa. No eres la que ve un gozo en el film sino te preguntas del cómo la hicieron, cómo lograron tanta igualdad con la realidad.

Aprendiendo con los grandes maestros del documental. José,
Diana, Mauricio y Fabiola . Abajo de izquierda a derecha.
La cuestionas durante todo el día, tirada en el mueble viejo de ese rincón de tu casa. Vas al internet con esa inquietud y buscas algo de cine, encuentras a Translab, una organización que promueve documentales de cine no ficción, no sabes qué comentar en su página de Facebook pero decides hacerlo y te apuntas a cargarles los cables y pedirles que vengan a Arequipa, porque su sede está en Lima.

Te pones roja, aunque no te vean y añoras que vengan, porque al parecer allí está oculta otra forma de comunicación. La andabas buscando. Pasa el tiempo y una colega te avisa que vendrán. Te vuelves loca y ves los requisitos. Tus bolsillos rotos te obligan a postular a una beca y presentar un proyecto primero sin saber de qué.

Piensas y piensas de algunos viajes. Se te ocurre lo que la gente compartió contigo en un vaso, pero no en un vaso cualquiera, sino en uno con chicha y entiendes que algo de ti está allí. Y ese será tu proyecto aunque no salga elegido. Así empieza esta historia de pasiones vivida durante una semana con los maestros de Translab, quienes con su simpatía y su genialidad empezaron a pasar por tus ojos uno tras otro, explicando el documental de cine no ficción y por algunos momentos quieres llorar.

Lunes 04 de noviembre. Pablo Santur, especialista en Producción. Hace que expongas tu proyecto, porque entre otros ha de haber alguna razón por el que lo seleccionaran. ¿Qué te interesa de tu documental? ¿Qué lenguaje audiovisual usarás? Entiendes que se debe tener claridad por plasmar lo imaginario pero te das cuenta como un bombazo que tu proyecto estaba en nada.

Martes 05 de noviembre. Diana Castro Sánchez, especialista en promoción y difusión. Te pregunta qué película quieres hacer. ¿Cuáles son los objetivos de tu proyecto? ¿Qué quieres decir con ello? Sentada frente a ella por momentos no tienes la respuesta. En estos dos días tu cabeza empieza a trabajar un proceso que no será fácil.

Miércoles 06 de noviembre. Fabiola Sialer. Te enfrenta a analizar y encontrar ese elemento del cual surgirán otras cosas. Ver quizá el elemento de conexión, de pretexto para hablar de otros temas que tendrán que traspasar fronteras y ese día ya no puedes dormir, porque sientes que tu proyecto solo ha sido un intento y por segundos crees que todo está perdido.

Jueves 08 de noviembre. Mauricio Godoy y José Fernández.  No decaes como una buena soldada. Y expones lo que te quedó del proyecto: solo la intención, frente a otros proyectos que ya tenían la cosa más clara. No abandonas. Mauricio y José están relajados. Eso te alarma. Quizá algo anda mal. Empiezas a contar de tu proyecto. A ser totalmente sincera y en medio de esos bla bla, solo te dicen: ya lo tenías y me acabas de contar tu película.

Aún no lo entiendes, estabas encerrada en el círculo vicioso de las entrevistas, de la noticia directa. Pero descubres con lágrimas esta vez escondidas que el camino es otro. Que la mirada noble, artística y sensible  en imagen y sonido te hará tocar el documental en el momento preciso, cuando tenga que llegar y contarás algo de ti en esa película que será tu primera prueba.


Ves que fuiste el ratón blanco del laboratorio de ciencia, en este caso de ciencia documental. Te sientes agradecida. Comprendes que eres un personaje más de la película. Que hay muchos temas, que tendrás que otorgarle al tiempo calma. Que no necesitas de alta tecnología. Que buscarás otra vez a estos maestros, porque eres una chica aprendiz- todavía pequeña. Que todos esos apuntes de estas conversaciones tendrás que leerlas como el diario y que tendrás que planificar el siguiente viaje buscando el documental sobre ese vaso, porque ahora sabes que tienes que agradecer la paciencia que tuvieron contigo. Si te equivocas en este primer intento, deberás equivocarte. Míralos a ellos, recuerdalos mucho, por si en algún momento quieres abandonar.

Entradas populares