Seguidores

siguenos en facebook

Especial: manos de la conservación y de la restauración

En el sillar está impreso parte de la historia de Arequipa.  En sus muros y muebles, pero también en esas manos anónimas que restauraron las edificaciones arquitectónicas, declaradas como Patrimonio Cultural de la Humanidad.  

“La declaratoria de Arequipa no sólo implica lo que es evidente a la vista, sino todo lo que está escondido y desconocido”, dice Franz Grupp Castelo, especialista en restauración de pintura mural.

Según la Dirección Desconcentrada de Cultura de Arequipa, se tienen 152 monumentos declarados solo en su distrito. Detrás de las paredes de cada monumento, es imposible no apreciar sus muebles. Algunos fueron restaurados y en otros casos creados por la destreza de manos artísticas.

Juan Vilca Muñoz, lleva 25 años tallando diseños y restaurando las piezas de madera principalmente de las iglesias de Arequipa. La naturaleza le dio la materia prima, pero él puso lo más importante: sus manos. “Todo lo que hacemos, lo hacemos con fe”, dice Juanita Gutiérrez Anchaya, esposa de Juan, a quien encontramos trabajando en su casa, dando cada golpe preciso a la madera que contornea y que finalmente será un retablo para la iglesia de Chivay. Un mes y medio, es el tiempo que se necesita para terminar el arte.

Mientras observamos el trabajo del artista, Juanita nos explica que en los siguientes minutos, Juan Vilca nos hablará con el sonido de sus herramientas, no puede hablar ni escucharnos, pero esto no representa ninguna limitación. Juanita siempre se ha convertido en sus ojos y su voz. “Me encanta el arte que realiza y aquí estoy para apoyarlo”, nos dice emocionada.

El maestro de la madera, estudió en la Escuela de Bellas Artes del Cuzco. Nació en la provincia de San Antonio de Putina en Puno. A sus 17 años llegó a Arequipa para quedarse, para ser un hijo más de la Ciudad Blanca y aportar en la conservación y restauración del Patrimonio Cultural de Arequipa.


Para sus primeros trabajos el mismo fabricó sus propias herramientas: los formones, que como su nombre lo dice, es para dar la forma al tallado. No había de dónde comprarlos. Adaptó una mesa para cortar madera y fue diseñando sus moldes. Sonríe al mostrarnos su serrucho, pues forma parte de aquel inicio.

“Él dice que cuando tenga más años piensa abrir un taller para difundir el arte a la juventud”, cuenta Juanita.

Para lograr que la madera obtenga altos relieves perfectos como parte del arte barroco andino, Juan sólo necesita su pulso. Sus acabados son en pan de oro, bronce o plata. En el retablo se tiene que resaltar todos los detalles que se dibujaron previamente en un diseño. Del papel a la madera ya sólo queda un paso, mejor dicho “unas manos”. Juanita se encarga de los detalles finales.

La casa de Juan parece ser un museo de muestras de arte en madera. Cada rincón destaca un objeto artístico. La virgen María con el niño Jesús al subir las gradas de su taller a la cocina. El púlpito de San Blas en miniatura en su sala. Una sillita para que se siente el niño Jesús Llama la atención un Cristo con los brazos abiertos. A simple vista parece ser de arcilla, pero no, es de madera. Juan lo hizo aplicando la técnica del envejecimiento.

El rostro de cristo tallado en un tronco de sauce del valle de tambo es otra muestra impactante. Las obras que no vemos en físico, las vemos en fotografías. Los muebles del patrimonio de Arequipa, llevan su marca.

Un retablo mayor tallado por Juan se irá para la iglesia de San Martin de Porres en Ilo. Es de cedro como todos los muebles de los recintos religiosos y se consideran detalles técnicos para su conservación en el tiempo. “Tiene que dejarse unas aberturas, porque el tiempo de la lluvia se hincha la madera”. La mesa del altar mayor de la Basílica catedral de Arequipa es otra de sus restauraciones importantes.

Antiguamente las casonas eran con puertas talladas de estilo colonial, pero fue una moda que se quedó sólo para algunas familias, entidades y casonas del centro histórico. 

Cada tiempo es bueno tallar y ver a Juan entregando su pasión que desprenden sus manos. 

Especial difundido y compartido en radio Yaraví
Programa: Sintonía Familiar
Hora de transmisión: 3:00 p.m.

Entradas populares